Hedy Lamarr, la mujer que inventó el Wifi.

Escucha nuestro podcast en «Días de Radio» (Candil Radio) – 27/01/2022

Aunque desconocida para mucha gente, en especial las generaciones más jóvenes, toda la navegación inalámbrica le debe su existencia a una mujer, la actriz Hedy Lamarr, cuya vida es toda una leyenda. Y es que pocas personas pueden presumir de una vida tan intensa y variopinta como la esta mítica icono del cine clásico.

Nacida en Austria un 9 de noviembre de 1914 con el nombre de Hedwig Eva Maria Kiesler, Fue coinventora, junto a George Antheil[1], de la primera versión del espectro ensanchado que permitiría las comunicaciones inalámbricas de largas distancias. Es decir, coinventó la tecnología que hace posible todos los sistemas inalámbricos y hoy vertebran nuestras comunicaciones, desde la red WiFi, al GPS y o el Bluetooth.

Un genio para las matemáticas y la física, en sus camerinos se dice que guardaba infinidad de artefactos cuyo funcionamiento intentaba comprender y perfeccionar, tal y como ya hacía de niña con la ayuda de su padre, director del banco Creditanstalt en Leópolis, su ciudad natal. Por su parte, de su madre heredó la pasión por el arte y la interpretación. Su madre, nacida en Budapest fue concertista de piano. Su familia, judíos secularizados, apoyaron siempre su pasión por las artes escénicas y por la ciencia. A los 4 años recibió clases particulares que le permitieron dominar el piano, la danza y hablar cuatro idiomas antes de cumplir los 11 años. A los 16 ingresó en la prestigiosa escuela de artes escénicas de Berlín, dirigida por el director de cine y teatro Max Reinhardt.

Pronto se haría mundialmente conocida gracias a su papel de Eva en Éxtasis (1933)[2]. Esta película narra la historia de una mujer casada con un hombre mucho mayor que ella y que se enamora de un joven. Una historia realmente valiente para la época, que generó muchísima controversia, no tanto por la historia en sí, incluido el adulterio, sino porque la película filma el que se considera primer desnudo de la historia del cine, el de nuestra increíble Hedy Lamarr[3]. La película fue tan polémica que incluso generó una prohibición papal y fue censurada en muchos países.

Aquel hubiese podido ser un despegue triunfal para su carrera, pues ya entonces se aplicaba con mucho éxito el aquel dicho de “hablen de mí aunque sea mal”, pero nuestra protagonista se enamoró del millonario Frizt Mandl, por quien aparcó su carrera cinematográfica.

El matrimonio, sin embargo, no fue nada feliz, y la propia Hedy Lamarr lo recordaba como una de sus peores épocas de la vida, una época en la que se sentía prisionera de un marido celoso, que además se había convertido en uno de los principales proveedores de armas de los fascistas y nazis, a los que Hedy Lamarr repudiaba.

Por esta razón, un día, Hedy Lamarr drogó con un somnífero a su asistente y, disfrazada, se deslizó por una ventana y huyó en coche hasta París en 1937. Desde allí pudo llegar a Londres, donde embarcó camino de Nueva York. En el barco coincide con Louis B. Mayer[4], el productor de la mítica Metro Goldwyn Mayer (MGM)[5]. Según se creé, para cuando el barco arribó en EE.UU. el productor ya le había ofrecido a Hedy Lamarr un contrato de actriz por siete años. Gracias a esta colaboración podemos disfrutar de grandes películas como Sansón y Dalila[6].

Gracias a su conocimiento tecnológico y a la información que poseía de la industria armamentística del Eje, Hedy Lamarr cedió gratuitamente a EE.UU. varios sistemas y desarrollos tecnológicos y en 1942 patenta la técnica de conmutación de frecuencia, la antesala del sistema Wifi[7].

Pero este no fue el único invento en el que Lamarr tomó partido, pues fue ella quien sugirió a Howard Hughes el diseño de un avión más rápido que uniera la forma de un pez con la de un pájaro. También diseñó señales de tránsito e insistió en la creación de pastillas que convirtieran el agua en gaseosas. 

Sin embargo, en los años 50 fue acusada de un hurto de 86 dólares en una tienda de ropa. Acusación que se demostró falsa, pero arruinó su reputación, en un momento en el que ya no encajaba en el perfil sensual que la industria del cine había construido entorno a ella. Este fue el principio de un fin que arruinó su vida y la llevó a la bancarrota. No obstante, en los años 80, gracias a aquellos inventos, volvió a ser rica y famosa, pero lo más importante, comenzó a ser reconocida por las aportaciones científicas y tecnológicas de las que había sido creadora.

Finalmente, murió el 19 de enero de 2000 por una cardiopatía en su casa de la Florida. Sus cenizas fueron trasladadas por su hijo a Viena, de acuerdo a los deseos de la propia actriz.

Su vida, como decíamos, fue una auténtica novela, una leyenda que incluye seis matrimonios, tres hijos, momentos de extraordinario éxito y otros de sonados fracasos, donde no falta incluso intrigas políticas, económicas y tramas de espionaje, como todo lo que rodeó a su huida hacia París o su colaboración con los Aliados, en especial con EE.UU. en el desarrollo de sistemas de control y seguimiento de misiles.

 

Notas al pie:

[1] En la patente del 11 de agosto de 1942 puede leerse la inscripción H. K. Markey et al.. Las iniciales H. K. son las de Hedwig Kiesler (Hedy Lamarr); Markey era su apellido de casada, en ese momento.

[2] https://www.filmaffinity.com/es/film786094.html

[3] Existe también cierta controversia al respecto, pues no es el primer desnudo filmado, pero sí es el primer desnudo del cine comercial. En cualquier caso, es un ejemplo del carácter y coraje de Hey Lamarr.

[4]Su nombre de nacimiento era Eliezer Meir, y aunque la MGM es un icono norteamericano, el nació en Minsk, en 1884,  en el Imperio Ruso  https://es.wikipedia.org/wiki/Louis_B._Mayer

[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Metro-Goldwyn-Mayer

[6] https://www.filmaffinity.com/es/film941497.html

[7] Aprovechamos para comentar que Wifi es un término que puede usarse tanto en masculino como femenino (el Wifi o la Wifi) según se haga referencia al sistema Wifi o la red Wifi (Ver RAE).

Fuentes de las fotografías:

1.- www.elconfidencial.com

2.- www.ibereconomia.es

3.- www.definicion.xyz

 

Hedy Lamarr, la mujer que inventó el Wifi. comentarios en «2»

  1. Muy interesante la vida de esa famosa actriz y una lástima que mayormente se la conozca por esa faceta y no por la tecnología que ayudó a desarrollar.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.