«Días Mundiales Surrealistas»

 

Los días internacionales o mundiales son conmemoraciones para promover y reconocer distintas causas de carácter universal. Casi siempre, estas jornadas internacionales son promovidas por instituciones internacionales como la Organización de las Naciones Unidas, la Unesco u organizaciones como la Unión Internacional contra el Cáncer. Su objetivo es visibilizar la causa y sensibilizar a la población mundial promoviendo la concienciación y la actuación cívica y responsable.

El origen de estas conmemoraciones está en los calendarios revolucionarios francés y ruso, que buscaban sustituir las celebraciones y festividades de carácter religioso por conmemoraciones de carácter laico. Esta iniciaba, al principio circunscrita a la Revolución Francesa de 1789 y a la Rusa de 1917, pronto tuvo una gran acogida entre los movimientos sociales de comienzos del siglo XX, concelebrando conmemoraciones de carácter reivindicativo, como el Día del Trabajo, y más tarde por las Naciones Unidas y sus diferentes agencias, así como federaciones internacionales de onegés, que buscaban, fijando un Día Internacional, visibilizar algunas causas sociales de interés universal.

En la actualidad existen algo más de 250 conmemoraciones de éstas características amparadas por la ONU, alguna de sus agencias o entidades no gubernamentales acreditadas ante las Naciones Unidas.

Algunas de estas conmemoraciones son muy recientes. De hecho, aproximadamente la mitad de ellas vienen celebrándose desde hace apenas una o dos décadas. Algunas de estas jornadas apenas unos pocos años, como el Día Mundial del Braille o el Día Mundial de la Lógica, que se promovieron en 2019. Resulta llamativo que el Día Mundial de la Educación se organizara por primera vez en fecha tan reciente como el 3 de diciembre de 2018, celebrándose por acuerdo de la Asamblea General de Naciones Unidas todos los 24 de enero desde entonces, mientras que el Día Mundial del Retrete, también promovido por las Naciones Unidas viene celebrándose todos los 19 de noviembre desde el 2001.  Será que una cagada cómoda genera más consenso internacional que educar a las futuras generaciones.

El caso es que tanta proliferación de Días Internacionales ha llevado a muchos a considerar que están acabando por lograr el efecto contrario al que pretendía, pues poner el uso del retrete o el té a la altura de la educación, los océanos, la lucha contra el cáncer o la defensa de los derechos de la mujer, los trabajadores o el colectivo LGTB, no invita a pensar en la necesidad de celebrar el Día Internacional del Gilipollas, al cual no podrían faltar los promotores de tan augusto día mundial como el Día Mundial de la Estadística, que al parecer es igual de importante que el Día Mundial de Internacional de los Derechos Humanos. Es más, alguien debería explicar por qué la ONU promueve el Día Internacional de los Bancos, pero no participa en la organización del Día Internacional contra el Paludismo, la Poliomielitis   o Día Internacional de la memoria transexual.

Sin duda, estas cuestiones han abierto la veda para la proliferación del Día de Cualquier Cosa, por absurda y estúpida que pueda parecer. Esta es la relación de algunas de las conmemoraciones mundiales más curiosas que se celebran en la actualidad:

Día internacional del Mosquetero (3 de octubre).

Día internacional de ir andando al colegio (5 de octubre).

Día mundial de los calvos (7 de octubre).

Día Internacional del dulce de leche (11 de octubre).

Día sin sujetador (13 de octubre).

Día de ponerse traje (14 de octubre).

Día de la aproximación a Pi (21 de diciembre).

Día mundial de la barba (3 de septiembre).

Día mundial del pelirrojo (7 de septiembre).

Día internacional del crochet (12 de septiembre).

Día internacional de hablar como un pirata (19 de septiembre).

Podríamos seguir con otros Días Mundiales tan “necesarios de conmemorar” como el Día del Infiel, el 13 de febrero, y mi favorito: Día internacional del orgullo zombi (4 de febrero); pero creemos que con estos ejemplos nuestros amigos de la Estirpe del Lobo ya captan el concepto. Si esta aburrido y no sabes que hacer: organiza con tus amigos el Día Mundial de Lo-primero-que-se-os-pase-por-la-cabeza. Y tranquilos, veréis como se vuelve viral.

Y es que en estos tiempos posmodernos, en los que se ha perdido el sentido común y lo mismo importa la opinión de un imbécil en twitter que la de un erudito, e incluso probablemente tenga más eco la del tonto a estribor, ni la conmoración de las luchas sociales, la memoria de los genocidios o el esfuerzo por curar las enfermedades se respeta y pone al mismo nivel y categoría que andar sin sujetador o hablar como un pirata.

Vivimos en un mundo que ha olvidado que cuando das el mismo valor a todo, no estás valorando nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.